Nació prematuramente, pero un sacerdote hizo algo increíble y los doctores no podían creerlo

La mayoría hemos experimentado la hermosa sensación de ser abrazados, y entendemos a la perfección cómo el simple contacto de otros brazos alrededor de nuestro cuerpo, nos da al instante una sensación de paz y bienestar.

Y si un abrazo puede darnos a los adultos gran cantidad de beneficios, imagina cuánto puede hacer por un bebé que tuvo que salir antes de tiempo de la comodidad y la calidez del vientre materno.

Loading...

Los voluntarios de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del hospital general Saint Boniface, en Winnipeg, Canadá, están ahí con la única intención de abrazar a bebés prematuros, lo cual sin duda debe ser una de las actividades más reconfortantes y tiernas del mundo, y están invitando a más personas a que se unan a ellos.

Además de los cuidados especiales que el hospital y el personal médico proveen a estos bebés, están conscientes de lo importante que es el contacto físico para su bienestar emocional, y para que su desarrollo físico se dé en las mejores condiciones.

Loading...
loading...

Por esta razón el hospital lanzó el programa “Baby Cuddler” (“Abrazador de Bebés”), con el cual pretende reclutar voluntarios para que los niños prematuros sientan el contacto piel a piel, tan necesario para ellos cuando sus padres no pueden hacerlo. Por ejemplo, en los casos de mamás con problemas de adicción a las drogas, las mujeres deben ser internadas en centros de rehabilitación, por un síndrome de abstinencia neonatal que se desarrolla tras dar a luz, lo cual las imposibilita para cuidar al recién nacido.

Este departamento, “Baby Cuddler” (Abrazador de Bebés), surgió en el año 2014, luego de haberse hecho famoso el caso de un sacerdote que pasó varias horas abrazando a un bebé que nació prematuramente, el pequeño se encontraba con alto riesgo de no sobrevivir, pero un sacerdote cercano a la familia dedicó varias horas abrazándolo, el hombre aseguraba que el contacto físico con los bebés estimulaba el funcionamiento de su corazón. El niño logró sobrevivir, lo que fue considerado un verdadero milagro.

El caso fue muy sonado, y a partir de ese año se instituyó este nuevo departamento en el hospital.

Evidentemente, sin importar cuál sea la situación que estén atravesando los padres, los voluntarios son una excelente opción para que estos bebés sigan teniendo el tan necesario contacto humano.

Leave a Reply